Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Venezuela es un manto primaveral

5 julio, 2015
 
Venezuela es un manto primaveral
Moises
POR:

Es una fecha histórica para nuestro país, Venzuela y no podemos dejarlo escapar sin dedicar unas palabras muy especiales en este día de independencia. Nunca se han preguntando ¿Cómo es vivir en un país sin estaciones? 

 

Vivo en un territorio tropical, dado a esta magnifica condición climática en mi país no existen las estaciones, tenemos periodos de lluvia y sequia pero creo que a cambio de eso tenemos llanos, sabanas, desiertos, islas, selvas y aun así las flores hacen falta.

 

¿Cómo voy a hablar de primavera si no la vivo? ¡Error! Solo basta cerrar los ojos y respirar profundo para sentir el olor de la vida que emana en cada semilla, solo que en este caso es una siembra que proviene de años y años de costumbres y tradiciones.

 

Soy de ese país en que al menos una vez por semana sale en la sección de internacionales en cualquier país, por su gobierno, su economía o su alta tasa de inflación o de sucesos. Vivo en una tierra que pide a gritos brotes de primavera,  donde la tierra fértil cada vez es más escasa, creo que es algo intrínseco, a la gente de mi nación le encanta tener esperanza.

 

Sin embargo, aunque todo desde afuera parece malo y desde adentro se siente real, hay algo que va mucho más allá de toda la oscuridad, de toda la neblina y asfaltado añejo. Los que vivimos en esta maravilla silente nacemos viendo el lado positivo de todas las cosas porque necesitamos reírnos cuando las lagrimas parecen ríos internos.

 

UntitledDIablosan8

 

Me gusta creer que sí tenemos primavera y no es cuestión de modestia pero es bastante especial nuestra flora. Los tonos rojos bailarines en el ambiente se apoderan de nuestros suelos en el mes de mayo, telas rojas se pasean en el aire de fiesta coronadas por centenares de tonalidades que enmarcan rostros diabólicos pero pintorescos, se parecen a la flor de Riki-Riki pero su nombre verdadero son los diablos danzantes de Yare.

 

129978_isler18.jpg_1813825294

Colores tierra, texturas duras, millones de hilos entrelazados y productos de la madre naturaleza convergen en un solo nacimiento, cuerpos morenos semidesnudos, con su anatomía a prueba de todo, descalzos y orgullosos como los dientes de león en el Pico Bolívar, sin embargo todos los conocen como los indígenas, Yanomamis, Pemones, Piapokos y otros tantos

 

convivianaychiqui

La alegría hecha suavidad, millones de radiaciones cromáticas que envisten mestizajes con nombre y apellido, mantas guajiras que realzan a la mujer latina, a las féminas occidentales de sonrisa tímida y corazón transparente. Juntas podrían ser margaritas de colores, aun así para mí son Wayuú.

 

virgen-del-valle

Si necesitamos tonalidades elegantes como el blanco hueso de una cala podemos ofrecer el manto de nuestra virgen del Valle. Cuando necesitamos la pasión ferviente del rojo sangre tenemos  el traje sagrado de la virgen de Coromoto que carga entre sus brazos el retoño de un amor infinito.

 

No hablemos de los azules, de ese color que rodea a Los Roques, emancipa a la isla La Tortuga, regocija a los cayos de Morrocoy, recubre las costas de oriente y glorifica en transparencias que caen directo de las nubes acariciando desde las alturas a nuestro magnifico Salto Ángel.

Up_Paradise_Falls

 

Tampoco olvidemos el verde de la esperanza, el verde oscuro de nuestro tepúes, el manzana de nuestros árboles más altos y ni hablar de un verde que solo existe de este lado del mundo, muchos pueden decir que es un color bastante común pero el verde de “El Ávila” es un sistema respiratorio para una capital caótica sumergida en smog y trafico.

 

siempre-el-c3a1vila-12

 

Nuestra bandera lleva tres tinturas anteriormente mencionadas por si dudábamos de nuestros colores de primavera, el amarillo de las riquezas, del Araguaney que renace eternamente, el azul de las playas que transportan las redes tejidas a base de sueños de nuestros pescadores y por ultimo pero no menos importante el rojo.

 

¿Por qué un punto y aparte en el rojo? Porque siempre ha sido un color polémico, controversial y peligroso, porque podemos ver el rojo de la sangre derramada por los amantes de esta tierra que la defendieron a capa y escapada, hechos de hace siglos y siglos que se repiten en la actualidad. La sangre derramada es imposible de ocultar, de esconder o ignorar, es nuestra sangre, que aunque parezca “Vinotinto” como nuestra selección, es tricolor, porque el ADN de esta tierra no es solo un bing bang de pieles y colores sino de texturas, artistas y paisajes.

 

Cuando la noche se posa sobre nuestro cielo raso nunca faltan las estrellas, pequeños puntos brillantes que nos hacen olvidar el temor a lo desconocido y a la vez nos hacen querer escalar hasta la cima. Pequeños entes astrales que de lejos parecen inalcanzables pero acá abajo son los componentes de coronas, mundiales, universales e internacionales que solo las mujeres más valientes, luchadoras y encantadoras han podido llevar sobre su cabellera inundando de sonrisas a la población entera.

 

porque-venezuela-es-el-mejor-pais-del-mundo_3

 

Pero no solo las beldades han logrado brillar con aquellos polígonos destellantes, la mujer venezolana es una obra excelsa del café puro, el cacao seco, el maíz pilado, la hierba buena, cosecha epifánica y cruce de millones de cascadas, riachuelos, playas, caminos, desiertos y médanos como los de Coro.

 

Los hombres no se quedan atrás porque somos el resultado de espadas, medallas, redes, tierra arada, caminos que hicimos al andar, ganaderos de alma y temerarios por convicción.

 

Así puedo concluir diciendo que nuestra primavera existe, late y vive constantemente y que la mejor parte es que no es efímera, es eterna porque nacimos de ella, con ella por ella y para ella, hemos logrado ver lo bello y resplandeciente del renacer de las flores en nuestras propias raíces desgatadas pero inquebrantables. Así es una primavera en Venezuela.

Comenta