Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Trastornos de la conducta alimentaria ¿cómo influencian las redes sociales?

13 marzo, 2015
 
Trastornos de la conducta alimentaria ¿cómo influencian las redes sociales?

Cada vez son más los espacios en las redes que apuestan por la salud y el bienestar pero ¿de qué manera lo hacen?

Las estrellas son factores importantes en la sociedad ya sea por su arte o imagen pero hay algo que va mucho más allá y es su notable influencia en la conducta y la capacidad de decisión que pueden lograr en el público que los sigue y admira, debido a esto siempre hacemos todo lo posible por no establecer moldes y celebramos a esas famosas y famosos que no temen mostrar su cuerpo como realmente es.

Sin embargo, no es un secreto que vivimos en una sociedad que alaba la delgadez extrema como bandera de belleza. Aristas como Nicole Scherzinger, Lady Gaga, y la mexicana Anahi han hecho públicos sus problemas con la alimentación pero lo más relevante es que han enfrentado sus trastornos hasta llegar a ser las saludables mujeres que son hoy en día.

No podemos hacer caso omiso de la realidad que muchas veces se esconde en el mundo del espectáculo y que es algo que sucede en el backstage de cualquier escenario, es por eso que cada vez más amamos el cuerpo real del hombre y la mujer. No te sientas inconforme con tu cuerpo, ningún hombre ni ninguna mujer debe ignorar las señales que da su cuerpo, escúchalo hablar, puede que te esté pidiendo ayuda, conoce a los trastornos de conducta alimentaria que nos rodean:

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son un conjunto de síndromes caracterizados por creencias, actitudes y comportamientos patológicos referidos a los alimentos, el peso y la imagen corporal.

Entre los principales TCA se encuentran:

Anorexia Nerviosa: rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla, por lo que existe un miedo intenso a perder peso o convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal. Por lo tanto, existe una alteración en la percepción del peso o de la silueta corporal, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que implica el bajo peso corporal.

Bulimia Nerviosa: se caracteriza por la presencia de atracones recurrentes seguidos de conductas compensatorias inapropiadas de manera repetida con el fin de no ganar peso, como son: vómitos auto-provocados; abuso de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno y/o ejercicio físico excesivo.

Trastorno por Atracón: se caracteriza por la ingesta rápida de alimentos en un período corto de tiempo (ej: 2 horas) en cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias, y donde existe una sensación de pérdida de control sobre la ingesta de alimento. Se acompaña de un gran disgusto o culpabilidad después del atracón y de un profundo malestar al recordar los atracones.

 

TCA Y REDES SOCIALES

En los últimos años ha habido un creciente apogeo de las cuentas en redes sociales asociadas a la Alimentación y el Ejercicio: rutinas de ejercicio, dietas hiperprotéicas e hipocalóricas, complementos nutricionales, recetas fit, entre otros. Las mismas cuentan con un número impresionante de seguidores, quienes albergan en estos consejos la esperanza de lograr “la apariencia perfecta”.

Este fenómeno ha sido entendido desde distintos puntos de vista. Por una parte, ha sido catalogado como un problema grave, ya que invita a las personas a vivir por y para su apariencia, obsesionándose con el cuerpo y la comida; a pesar de que es bien sabido que este problema no es nuevo, ya desde hace tiempo atrás se conoce la Ortorexia (obsesión por la comida saludable) y la Vigorexia (obsesión por el ejercicio físico), inclusive antes de la existencia de las redes sociales. Por otra parte, hay quienes lo entienden como una “movida saludable” que invita a las personas a cuidar de sí mismos y a implementar hábitos saludables, mediante el acceso fácil y rápido a información relacionada con el tema.

 

De este modo, tenemos en primer lugar  que nos encontramos en una sociedad que realza la belleza física como un elemento primordial para gozar de una buena aceptación, lo que a su vez alienta cada vez más el interés por seguir redes sociales que nos permitan acercarnos de manera rápida, fácil (desde la comodidad del lugar donde nos encontremos) y sin costo alguno a encontrar soluciones, acercándonos a estos “ideales de belleza”. En segundo lugar, tenemos un movimiento creciente en las redes donde no es posible filtrar información, el que quiera escribe lo que quiera. Por último, tenemos personas que buscan soluciones inmediatas.

En definitiva, el problema y asimismo, la solución, está de lado y lado. Cuando se trata de nuestra propia salud no podemos ser descuidados, ciertamente hay mucha información errada en las redes sociales pero también hay información muy valiosa. Depende de cada uno de nosotros el uso que hagamos de las redes sociales. Éstas proponen alternativas, no IMPONEN soluciones. Es nuestra decisión seguir al pie de la letra lo que éstas dicen.

Debemos entender que cada organismo es diferente, no todo funciona de igual manera para todos. Depende de nosotros generar los medios para informar a las personas acerca de la importancia de acudir a especialistas en nutrición y  salud mental, evitando así que las redes sustituyan la ayuda especializada y el trato persona a persona, en donde realmente podemos generar vínculos sanos.

Las poblaciones que más pueden verse afectadas con este fenómeno son los niños y adolescentes, recordemos que los TCA se inician generalmente en esa etapa de la vida. Por lo tanto, la supervisión adulta y una buena educación en salud son fundamentales para prevenir este problema en la adultez. Además, resaltar nuestros valores y principios también cultiva la belleza humana.

 

Más información:

Twitter e Instagram : @fundaciónhumana

Facebook: Fundación Humana

Comenta