Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El tendón de Aquiles y sus dolencias en los deportistas

29 Abril, 2015
 
El tendón de Aquiles y sus dolencias en los deportistas

Conoce las lesiones más comunes en el mundo del deporte. En este articulo podrás conocer un poco más sobre el tendón de Aquiles y otras dolencias producto de la misma lesión

En los últimos años, una moda por hacer deporte y llevar una vida sana ha envuelto al mundo en la onda fitness. Cada vez son más los patrones estéticos de deportistas que tenemos preestablecidos para nosotros mismos. El aumento de demandas en los atletas de alta competencia y al aumento de la práctica de deportes recreacionales, cada vez son más competitivos y menos supervisados por los especialistas. Esto ha traído como consecuencia, lesiones en los atletas, afectando significativamente su estilo de vida.

 

Una de las lesiones más frecuentes y que ha aumentado significativamente gracias a esta ola deportiva, han sido las lesiones del tendón de Aquiles, que agrupamos en general con el término “tendinopatía”. El tendón de Aquiles es una estructura indispensable para poder pararnos y caminar sobre 2 extremidades, siendo pieza fundamental en actividades deportivas que incluyan saltar y correr. En condiciones normales, el pie al caminar llega a soportar la mitad del peso el cuerpo, pero cuando lo sometemos a actividades físicas como correr, puede llegar a cargar 10 veces el peso del cuerpo.

 

Hay una asociación clara entre la enfermedad del tendón de Aquiles y actividades físicas. Los deportes que más predisponen a las tendinopatías son la carrera de media y larga distancia, la carrera a campo traviesa, tenis, volleyball y fútbol. A medida que aumenta la edad, la tendinopatía de Aquiles es más común. Hasta 9% de los corredores de alto nivel sufren estas lesiones por sobreuso y hasta 17% de las personas que practiquen cualquier deporte que involucre correr y saltar, independientemente del nivel de su actividad, puede padecer estos problemas.

 

Las causas de la tendinopatía son multifactoriales, existiendo causas intrínsecas (edad, sexo, sobrepeso, mala alineación, pies con deformidad tipo plano ó cavo, retracción de los gemelos, etc) y extrínsecas (ingesta de medicamentos, calzado, superficie de trabajo, clima, etc). En un evento agudo traumático las causas extrínsecas son más frecuentes, mientras que la enfermedad crónica tiene más relación con factores intrínsecos.

 

El exceso de carga durante el ejercicio es considerado el principal factor que conlleva a la enfermedad. Errores de entrenamiento como correr distancias muy largas, a demasiada intensidad ó el incremento demasiado rápido de la distancia ó la intensidad y el trabajo en pendientes, son factores presentes en 2/3 de corredores con tendinopatía. De igual forma, la falta de supervisión por parte de un especialista o entrenador calificado han desatado la frecuencia de esta patología.

 

El manejo de este problema, una vez que se determinan los posibles factores de riesgo y se incide sobre ellos, debe ser mediante tratamiento rehabilitador, estiramientos, medicación y para los deportistas moderación de sus actividades deportivas durante al menos 3 – 6 meses, en los cuales el paciente tiene que ser “paciente” y comprender que los síntomas pueden mejorar de forma muy lenta, sobre todo cuando el problema es crónico y que lleva mucho trabajo por parte de quien lo padece para llegar a un estado de poco o nada de dolor.

 

Una vez utilizadas técnicas no invasivas y agotado los intentos de tratamiento no quirúrgico, se puede pensar en una cirugía.

 

Pero para evitar cualquiera de estos tratamientos, es indispensable “prevenir” esta situación, consultando a tiempo al especialista y realizando un entrenamiento deportivo moderado de acuerdo a nuestras condiciones físicas.

 

 

Autor: Dr. Andrés Delgado Ghersi.

Médico traumatólogo. Especialista en pie y tobillo

Más Información: www.drpieytobillo.com / @drpieytobillo  / Tlf: 0212-3133627

 

Comenta